Cosas Prácticas 2.0

Técnica Pomodoro

Técnica Pomodoro

Foto: Pixabay

Había oído hablar de la técnica Pomodoro como técnica de gestión del tiempo, pero no me había interesado en ella y en otras técnicas para gestionar el tiempo  hasta que me vi desbordada, ansiosa, muy dispersa y poco productiva.

Así que me puse a investigar en internet sobre ella y te traigo el resultado de mis averiguaciones.

También decidí ponerla en práctica, ¡a ver si funcionaba!
La técnica Pomodoro fue creada por el italiano Francesco Cirillo.

Este hombre usó un reloj con forma de tomate (pomodoro en italiano) cuando se inventó la técnica en su época de estudiante.

Su objetivo era superar el bloqueo producido por la ansiedad que te dá el tener muchas tareas que hacer y no saber por dónde comenzar y también superar la flojera que muchas veces padecemos que nos hace perder el tiempo o simplemente la concentración.

 

Técnica Pomodoro

Foto: Pixabay

 

 

Se supone que con esta técnica:

  • Mejoras tu capacidad de concentración al evitar distracciones con lo que eres más eficiente
  • Eres más consciente del transcurso del tiempo por lo que puedes estimar mejor los tiempos de realización de cada actividad
  • Te alivia la ansiedad pues te transmite la sensación de que estas avanzando en tus objetivos
  • Te motiva, al ver que progresas en la realización de tus tareas,  y ello hace que seas más constante y productivo

 

¿En qué consiste? 

 

Es bastante simple: se usa un reloj para dividir el tiempo dedicado a un trabajo en intervalos de 25 minutos, finalizado el intervalo haces una pausa.
Cada intervalo de 25 minutos se le llama “pomodoro”.

Pasos a realizar

 

Paso 1- Realiza una lista de tareas a realizar distinguiendo las urgentes de las no urgentes.

Hay herramientas online para esto, yo utilizo Trello para realizar mi lista de tareas sobre todo si tengo que unirle a la tarea a realizar una serie de información para que no se me olvide como por ejemplo una imagen, vídeo, archivo o enlace.
Aunque también muchas veces prescindo de Trello y me apoyo en un simple papel.

Paso 2- Coge un temporizador, te dejo el temporizador online Tomatoist que es el que yo he utilizado  aunque aconsejan que no sea un reloj digital, ni el del móvil, ni el del ordenador por aquello de no distraerte con las funcionalidades que tienen.

 

Técnica Pomodoro

 

Paso 3- Decídete por la tarea con la que vas a comenzar y ponlo en marcha haciendo clic en el botón que pone “pomodoro”.

Paso 4- Cuando finaliza el intervalo de 25 minutos suena una alarma que te indica que hagas una pausa de 5 minutos (haces clic en short break).

Paso 5- Posteriormente cuando finaliza la pausa vuelves al siguiente intervalo para continuar con tu trabajo, así sucesivamente hasta finalizar la tarea o tareas que te propusiste.

Paso 6- Cada 4 “pomodoros” hay que hacer pausas más largas ( clic en long break) (entre 15 y 20 minutos).

 

¿A qué conclusiones he llegado al usar la técnica Pomodoro?

 

1-Para ser productivos es necesario

  • Realizar una buena planificación de las tareas. Organizando tu agenda, usando el calendario y haciendo un listado de tareas por orden de prioridad. Ve tachándolas conforme las vayas realizando, dá mucha satisfacción interior ver que vas avanzando y concluyendo tareas pendientes.
  • Gestionar bien el tiempo para llevarlas a cabo.

2- Que para gestionar bien el tiempo al realizar mis tareas la técnica pomodoro no me ha resultado de mucha utilidad.

 

Es cierto que para ciertas tareas más mecánicas, repetitivas y/o de corta duración la técnica Pomodoro es recomendable pues hace que te pongas las pilas y en un plis plas las has acabado.

Aunque hay que echarle disciplina y un poco de paciencia pues supone adquirir un nuevo hábito en tu método de trabajo: aumentar tu capacidad de atención y concentración.

Pero para tareas más largas (como escribir las entradas de este blog) en las que tienes que dar rienda suelta a tu creatividad, a mí me ha generado el efecto contrario:

  • Me ponía nerviosa saber que el reloj iba sumando minutos y en contra mía cuando al comenzar la tarea o en determinados momentos no tenía la suficiente inspiración
  • Al terminar el “pomodoro de 25 minutos” se suponía que tenía que hacer una pausa cuando era precisamente el momento en el que estaba más inspirada y concentrada, o a punto de concluir alguna sección.
  • Y además sentía que no necesitaba ningún descanso, hay tareas que me pongo a hacerlas con tal concentración y disfrute que ¡hasta se me olvida el transcurso del tiempo!
  • Luego, tras la pausa, a la hora de volver a comenzar otro pomodoro, me volvía a costar mucho esfuerzo concentrarme.
  • Por no decir las frecuentes interrupciones inevitables que tienes a lo largo de la jornada sobre todo si trabajas en un entorno laboral con otros compañeros y/o con clientes.
  • Sentía frustración al realizar mis tareas cuando no podía cumplir el sistema tan rígido de trabajo y descanso que utiliza esta técnica Pomodoro

Sé que hay muchos partidarios de esta técnica pero tengo que ser sincera y decir que no me ha servido mucho.

 

Considero que hay determinadas tareas en las que tienes que emplear el tiempo que sea necesario para llevarlas a cabo y hacer las pausas cuando empieces a sentirte cansado.

Siguiendo a Daniel Goleman en su libro “El espíritu creativo”, la inspiración es el resultado de un proceso que cubre varias fases.

 

Fase 1.  Es más activa, en ella recopilas información o datos para desarrollar la tarea.

Fase 2. Después desde tu mente racional buscas la solución o realización de la tarea propuesta y te frustras y desanimas pues hay un momento en el que parece que no sabes cómo abordarlo.

Dice Goleman que esta fase  hay que aceptarla como parte del proceso creativo.

 

Técnica Pomodoro

Foto: Pixabay

 

Fase 3. La fase de incubación, fase más pasiva en la que digerimos todo lo que hemos recopilado.

Fase 4. Finalmente, tras la incubación en un momento dado nos llega la inspiración y es el momento de actuar y llevar a término la tarea.

 

Técnica Pomodoro

Foto: Pixabay

 

 

Si el momento creativo es un proceso, flexible, libre, que depende de cada cual y el momento de tu vida en el que te encuentres, no podemos pretender ceñirlo a periodos de tiempo de 25 minutos.

Va contra la propia naturaleza del proceso creativo.

Además cuando alcanzas ese momento de inspiración, la atención está centrada plenamente en la tarea que estas desarrollando.

Estás tan absorto en la realización de la tarea que el tiempo parece que pasa mucho más rápido, entras en un estado de alta concentración y calma sin realizar ningún esfuerzo.

Y en este estado no tiene sentido hacer una pausa para “descansar” porque lo diga la técnica Pomodoro o un cronómetro pues pierdes la inspiración y hay que volver a comenzar.

¿Has utilizado alguna vez la técnica Pomodoro? ¿Te ha dado resultados? Cuéntanos tu experiencia.

Si deseas recibir mis post en tu correo puedes suscribirte aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Form Powered By : XYZScripts.com

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar